Samba – La fórmula del éxito

SAMBA-poster_final

El secreto del éxito a veces es un misterio cerrado bajo siete llaves. Que se lo digan a aquellos que querían conocer la fórmula que hizo tan popular a cierta bebida de cola o a la masa de unas conocidas pizzas. Sin embargo, la fórmula del éxito comercial en el cine francés es bastante evidente y tras el triunfo que supuso Intocable, sus directores, Nakache y Toledano parecen dispuestos a reproducirlo con Samba.

Samba es exactamente esa clase de película que trata un preocupante tema social – en este caso, sobre la inmigración – con tal liviandad y forzado buenrrollismo con la intención de hacerle creer a sus espectadores que son personas preocupadas por el bienestar de los demás que realmente sólo consigue que estos olviden cualquier tipo de mensaje ético en cuanto salgan de la sala de cine. Cualquier tipo de pretendida reivindicación se convierta en agua de borrajas con el propósito de que el espectador salga sonriendo del cine.

AM6A8527_R

Durante su innecesariamente alargado metraje navega de modo disperso entre varios tonos sin terminar de ubicarse nunca, despistando con su cruce entre el drama social, la comedia ligera y el romance de manual. Su forma de enfocar el drama no funciona, el romance supone la representación fílmica de la anti-pareja, con una falta de química total entre los actores, y solamente en algunos pasajes cómicos, concretamente en dos secuencias, es cuando la película respira y muestra la mejor cara de sí misma.

El principal error, no obstante, radica en un guión repleto de tópicos, comenzando por la improbable unión entre dos personas completamente opuestas pero con sus particulares problemáticas y terminando en uno de los finales más bochornosos imaginable, con un giro que cualquier persona sería capaz de desentramar desde el mismo instante en que se produce.

_I7A6613

A nivel actoral se agradece la frescura y el carisma de Omar Sy, la revelación que supone Izia Higuelin y descubrir la vis cómica de Tahar Rahim pero es una auténtica lástima el desaprovechamiento de una actriz del talento de Charlotte Gainsbourg en su estereotipado personaje de ejecutiva depresiva, que llega a rozar la vergüenza cuando es obligada por semejante guión a parecer una madura sobre excitada al conocer al joven musculado y de color a quien interpreta Omar Sy. Resulta descorazonador recordar que es la misma actriz que recientemente pudo con su complicadísimo papel en Nymphomaniac I y II.

_I7A1405

Resumiendo, Samba es una bien intencionada comedia que fracasa cuando trata de ser otras cosas cuyo mayor delito, aparte de su frustrante guión, radica en lo inofensiva que resulta pese a lo que nos está contando. Pese a todo resulta un entretenimiento aceptable y volverá a llenar los cines gracias a su estudiada fórmula del éxito, si bien es fácil que esta vez la crítica no aplauda con el mismo entusiasmo que lo hiciera ante la también manipuladora Intocable.

Puntuación: 5 / 10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s