Pride – La unión hace la fuerza

cartel

Veinte años tardó Matthew Warchus en convencer a las productoras para que apostasen por su propuesta, una película basada en un hecho real histórico que resultó ser uno de los logros más curiosos de la comunidad LGTB. Ahora esta cinta es una realidad y ha sido uno de los grandes éxitos británicos del año, logrando aunar el aplauso de público y crítica.

Corría el año 1984 en una Gran Bretaña gobernada por Margaret Thatcher, donde reinaba la opresión y cualquier tipo de reivindicación era aplacada con mano dura, cuando un grupo de jóvenes activistas homosexuales decidieron crear una fundación para recaudar fondos y apoyar a los trabajadores de la mina, que estaban en huelga y protagonizaron cruentas batallas luchando por su situación.

4

Los prejuicios hacia la homosexualidad en los años ochenta eran una triste realidad – aún lo sigue siendo en demasiados lugares – y el desconocimiento provocó el rechazo masivo a esta inesperada ayuda, hasta que este grupo de activistas se trasladó a un pequeño pueblo de Gales para dar a conocer lo que estaban haciendo y a sí mismos, logrando una de las alianzas más sorprendentes de nuestra historia reciente.

Siempre es de agradecer que existan directores dispuestos a contar con imágenes hechos que muchos desconocíamos y que probablemente no vayan a estudiarse en los próximos libros de Historia, pero que sin embargo fueron relevantes e importantes y tuvieron un significado especial, como el caso que nos ocupa.

5

Matthew Warchus ha querido contar esto desde la comedia, con un tono amable, para que pueda llegar a todos los públicos y no se trate de una película cerrada en exclusiva para el público gay. Pese a que el sector más crítico hacia la cinta argumenta que resulta demasiado liviana, con su enfoque ha conseguido lo que pretendía, dado que Pride además de recibir un buen número de reconocimientos, incluyendo la nominación a mejor comedia en los Globos de Oro, también ha logrado que el público general haya acudido a verla y la hayan disfrutado, a la par que habrán podido reflexionar sobre la injusticia que suponen determinadas situaciones.

2

La verdad que logran transmitir los jóvenes actores que interpretan al colectivo activista “Lesbianas y gays apoyan a los mineros” es uno de los puntos fuertes de la obra, junto a la profesionalidad de los actores más veteranos, con una Imelda Staunton en continuo estado de gracia o un Bill Nighty enternecedor.

6

Pride puede resultar un entretenimiento ligero, una película agradable e inofensiva que sin embargo, logra que su tolerante mensaje alcance al público, pero lo fundamental de la cinta es que Matthew tenía razón: esta es una historia que merece contarse y ahora forma parte de nuestra memoria audiovisual.

Puntuación: 6 / 10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s